Imprimir

Jueves, 19 octubre 2017

Curridabat exporta ideas inspiradoras al mundo

Por Ana Madrigal - Última actualización: 24 enero, 2017

Edgar Mora, alcalde de Curridabat

Edgar Mora, alcalde de Curridabat

La municipalidad de Curridabat está inserta en un dinámico proceso de polinización de ideas y acciones al resto del mundo.

Su innovadora estrategia de desarrollo territorial, “Ciudad Dulce”, ganó un importante premio internacional que otorga la ONU-Habitat, por considerarlo una iniciativa inspiradora orientada a acabar con el antagonismo entre ciudad y naturaleza.

Una meta realmente importante considerando que en el país dos terceras partes de la población habita en ciudades,  al igual que lo hace  la mitad de la población mundial,  cifra que aumentará al  75% en el año 2050.

2ciudad dulceCiudad Dulce pretende mejorar la calidad y cantidad de hábitats de abejas nativas,  mariposas  y colibríes, especies encargadas de los procesos de polinización que son los  generadores de nuevas plantas, flores, árboles y cultivos. Con eso espera convertirse en una ciudad llena de color y rica biodiversidad lo que aumentará  la calidad de vida de sus habitantes.

Según el alcalde Edgar Mora, el proyecto se ha convertido en un modelo a seguir por otros países. En los próximos días viajará a África para exponerlo en Ruanda y Kenia; pero también una ciudad grande y desarrollada como París muestra interés por conocer y replicar esta  iniciativa.

Cualquiera se preguntaría ¿qué puede aprender la Ciudad de la Luz de Curridabat? Pues resulta que la capital francesa se acaba de declarar “ciudad amigable con las abejas”, por lo que un proyecto como Ciudad Dulce tendría mucho que aportar.

Fuera ocurrencias y clientelismo

Para Mora, la clave del éxito es el programa de investigación que realiza un equipo de destacados profesionales. Esto que se conoce como I+D, es decir, investigación más desarrollo, le permite al municipio desarrollar planes y acciones con base en la evidencia y en los datos duros, erradicando así la improvisación, las ocurrencias y el clientelismo político.

“El principal logro de este esquema de trabajo es la creciente confianza que genera entre los habitantes del cantón y que sin duda constituye nuestra principal obra pública”, afirmó Mora.

Estas prácticas de I+D, son comunes en ciudades desarrolladas que cuentan con recursos para comprarle data a grandes empresas tecnológicas como Twitter o Facebook con el fin de poder tomar decisiones políticas sobre esa información. Sin embargo, el municipio decidió desde hace dos años desarrollar su propia investigación, gracias a la aprobación de un presupuesto anual de $500 mil.

Por ejemplo, gracias a una de estas investigaciones es que se pudo identificar al principal problema con el que topan las personas que se movilizan en sillas de ruedas en el cantón.

Con ese fin se colocaron cinco dispositivos en las  sillas de ruedas para medir el tiempo, la distancia, la vibración, la toma de ángulos y la calidad del aire.

Se determinó que una persona que se moviliza en Curridabat en silla de ruedas tiene que hacer por lo menos el doble de esfuerzo que un peatón y eso es ni más ni menos exclusión social, que queda reflejada en un dato que es el que permite tomar decisiones con fundamento basadas en la evidencia.

Para Mora, otra de las grandes ventajas que arroja el programa de investigación (I+D) en la municipalidad,  es que no permite el “clientelismo” tan criticado en el país por lo mal que se ve a ese político tradicional que anda ofreciendo todo tipo de cosas que al final ni cumple.

“Aquí más bien trabajamos del lado de la “demanda”.  Es decir, en Curridabat es el ciudadano empoderado y responsable el que presenta ante el municipio sus demandas y necesidades y nosotros realizamos la investigación del caso para responder con soluciones bien sustentadas”, explico Mora.

Yo alcalde3 edgar

La municipalidad de Curridabat desarrolló una aplicación llamada Yo Alcalde, con el fin de que los ciudadanos del cantón pudieran reportar en cualquier momento alguna molestia o sugerencia que tuviera que ver con la gestión municipal.

Siempre esperaron que la principal queja fueran los huecos en las calles, pero se llevaron la sorpresa de que eran los obstáculos en las aceras.

Con base en el análisis de la información recogida por la aplicación Yo Alcalde, se creó un prototipo llamado “patrulla peatonal” que es una señora, doña Xinia, quien se desplaza en silla de ruedas con autoridad delegada por el alcalde y  con un dispositivo hecho para ella, con el fin de que pueda reportar obstáculos y carros en las aceras, huecos, rampas mal ubicadas o mal construidas y  capaz de dar notificaciones.

En tan solo tres meses doña Xinia llenó el mapa de alfileres y verificó  que los obstáculos en las aceras constituye un problema generalizado.

Ante esta evidencia, según Mora,  lo único que queda es ser humilde y reconocer que tras 10 años de ser alcalde no es sino  hasta ahora que toma conciencia de una situación que afecta tanto a personas en sillas de ruedas como a los peatones.

Se le solicitó entonces al Concejo municipal que la transferencia que recibe el municipio por el impuesto a la gasolina, (Ley 8114), estimado en unos ¢500 millones, se destine  a reparar las aceras.

Mora destacó que al hablar de prototipos lo hace en consonancia a una forma de hacer política en el siglo XXI, ya que el político estancado en el siglo anterior solo actúa por ocurrencias.

Además se mostró muy complacido de que Curridabat no tenga policía municipal pero sí patrulla peatonal.

Ahora el municipio está desarrollando un nuevo prototipo que permitirá arreglar las aceras desde el lugar de residencia de todas las personas que usan silla de rueda  hasta sus  destinos más frecuentes que pueden ser la pulpería, la casa de la tía, la parada del bus, o las escuelas donde  tienen que acompañar al hijo o al nieto.

De esta manera se generan políticas de inclusión entre ciudadanos y municipio, basadas en la pregunta ¿cuál es su destino más deseado? A partir de ahora, los funcionarios municipales estarán en condiciones de determinar si estas medidas logran reducir el esfuerzo de movilidad de las personas en sillas de ruedas en Curridabat.

4 edgar

Ciudades que conversan entre sí

En el mundo si acaso existen unas 200 ciudades grandes mientras que hay cientos de miles de ciudades medianas y pequeñas. En este contexto, Mora considera más que conveniente que ciudades que trabajan a la misma escala aprendan a conversar entre ellas y a  pensar de manera colaborativa en la solución de problemas comunes.

Aseguró que es en esas zonas urbanizadas en las que viven más personas, donde se deberían cumplir los propósitos universales de desarrollo sostenible, de confrontación al cambio climático y de inclusión social.

El diálogo entre ciudades medianas y pequeñas ya comienza a generar resultados. Uno de los más prometedores es la adopción en Curridabat de un programa muy exitoso de la alcaldía de Quillota de Chile, por medio del cual se le subsidia el primer salario a jóvenes recién graduados de la universidad.

La municipalidad de Curridabat retomó la idea y trabaja en un proyecto de factibilidad orientado a subsidiar el primer salario a 250 muchachos graduados en los dos colegios técnicos del cantón, como un incentivo que les facilite su ingreso al mercado laboral.

Estos diálogos entre ciudades pequeñas y medianas  se han visto favorecidos por la dinámica de un foro convocado dos veces al año, por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, OCDE, y en el que participan 50 alcaldes de todo el mundo, incluyendo el de Curridabat.

Estos son algunos de los ejemplos más exitosos de la alcaldía de Curridabat por lo que su modelo de gestión comienza a ser valorada no solo en el país sino también internacionalmente.