Imprimir

Miércoles, 13 diciembre 2017

El error no crea Derecho

Por Colaborador(a) - Última actualización: 19 mayo, 2015

  • Por Gerardo Leal. Educador
  • Especialista en Educación No Formal
  • UCR

 

2015-05-19-15-56-14-841

Puede alegarse derecho adquirido derivado de la mala y   errónea   aplicación  conceptual  y  estructural, flagrantemente manifiesta,  en los casos  de  pago de dedicación exclusiva, pago de plus por anualidad  de oficio y sin méritos, por matrimonio, por nacimiento de hijos, por llegar temprano al centro de trabajo, etc.

El empleo público, tiene elasticidad precio negativa. No es cierto, que por la inexistencia de tales abusivos y desproporcionados privilegios, existirá una corrida de trabajadores, no, no es así.

Los   más   sorprendidos   han   sido   los   propios empleados, de nuevo ingreso,  al reconocer que, por el solo hecho de ser empleado público son acreedores de beneficios económicos insospechados.

La perspectiva distorsionada, nace, crece y se reproduce en detrimento del colectivo. Al empleado público hay que enseñarle, insistirle, educarlo, para que entienda,  que  sus privilegios, los paga el pueblo, no el “presupuesto”, ni las “partidas especificas”, el “Estado”, la “Institución” etc., no.

Los estimables periodistas deben dejar de insistir en invisibilizar la fuente los recursos. Es el pueblo, el que asume las cargas de tan desafortunados errores. Los mejores precios por el trabajo implica productividad, eficacia por tanto eficiencia, individual y colectiva.

Me suscribo al axioma jurídico, de que “el error no crea derecho”. La estructura económica de nuestro país está en crisis por un error conceptual sobre empleo público, debe corregirse, preferiblemente con efecto retroactivo, sino, o al menos, de hoy en adelante.