Imprimir

Viernes, 17 agosto 2018

Por Soledad Ytuarte.-

Internet de las cosas: el futuro llegó

Por adminCR2050 - Última actualización: 17 enero, 2016

El mercado global de Internet de las Cosas se triplicará por 1,7 trillón de dólares para 2020, según un informe publicado este año por la compañía International Data Corp.Internet de las Cosas es una tendencia que ya se puede experimentar, sobre todo en el ámbito del hogar, y que tímidamente se asoma a otros sectores como el de los negocios y las empresas. “Imaginemos por un momento que todos los objetos que nos rodean estuvieran conectados. En el hogar, en el automóvil, en la ciudad, en la oficina, en la fábrica. Cada objeto tendría incorporado un pequeño módulo con sensores, procesador y conectividad que lo convertiría, ya no en un objeto inerte, sino en algo vivo”, comenta a ÁmbitoBiz el ingeniero Jorge Crom, presidente de Atlantic Consulting.

Firmas tecnológicas y las telefónicas están divisando un futuro en el que todos los dispositivos estén conectados a internet.

“Con Internet de las Cosas, el automóvil, como cualquier otro producto, se habrá convertido en un objeto inteligente y conectado. Ahora el producto se ve rodeado de una aureola que lo conecta con el mundo. Y el mundo aprovecha la inteligencia del producto para convertir esta información en capas de valor agregado”, resume Jorge Crom.

Según Gonzalo Málaga, asesor de soluciones del Centro de Excelencia de SAP para Latinoamérica Región Sur, “IoT (su sigla en inglés) permite no sólo simplificar los procesos, ahorrar costos y brindar un mejor servicio, sino que también mejora significativamente la vida de los ciudadanos”.

PRESENTE Y FUTURO

La realidad es que muchos de estos objetos inteligentes ya están a nuestro alrededor. Los que más popularidad adoptaron en los últimos años son los llamados “wearables”, accesorios que se llevan puestos, como relojes y pulseras inteligentes. También la ropa tecnológica. Sin embargo, la lista continúa, con jardineros virtuales o electrodomésticos como hornos que enseñan recetas.

“Los primeros objetos que ya se están conectando son televisores, automóviles y maquinaria industrial de gran porte estimulados por una mayor y mejor utilización, una mayor productividad y eficiencia logística, una mejor experiencia de usuario y una mayor innovación”, afirma Crom.

Los límites de la conectividad en el hogar se desdibujan con cada avance tecnológico, pero en esta nueva era, este concepto cruza la puerta para ser aplicado a los procesos de fabricación, a la logística y a los servicios. Distintas industrias, y hasta el desarrollo de ciudades se verán directamente afectados por estos avances.

“Al transformar los objetos en dispositivos conectados y al otorgarles una identidad virtual propia, surge la capacidad para interactuar o brindar información sobre su estado, por medio de una red fija o móvil”, explican Alejandro Prince y Lucas Jolías, directores de Prince Consulting.

“Su impacto y su adopción por diversos sectores de la industria y el comercio generarán un cambio profundo de cada sector, así como el surgimiento de nuevos modelos de negocio. Para esto, es necesario contar con un plan armonizado de normalización del IoT que permita la coordinación internacional de Estados como de organizaciones involucradas”, añaden.

AVANCES Y APLICACIONES

“Creemos que los primeros avances interesantes se están dando en el mundo de la domótica o en la sensorización de las ciudades. Un caso interesante fue la ciudad de Mercedes, que sensorizó la cuenca del río Luján y esto le permitió en la última inundación saber con dos horas de anticipación que el río se desbordaría”, cuentan Alejandro y Lucas, de Prince Consulting. “La industria petrolera y la logística son dos ramas que están comenzando a implementar acciones de IoT, principalmente para el control o seguimiento de sus activos”, agregan.

Diversos estudios dan cuenta de que las TIC son fundamentales a la hora de pensar en la economía y los negocios, por su impacto directo en el aumento de la productividad. Los directores de Prince Consulting señalan además otros efectos, como la “reducción de los costos de transacción, desintermediación, agregación de oferta o de demanda. En algunos casos incluso se están viendo modificaciones estructurales y promoviendo nuevos modelos de negocio a escala mundial”. Y explican que “debemos entender el surgimiento del IoT dentro de un proceso que llamamos las tres convergencias. La primera se dio entre las telecomunicaciones, la informática y los contenidos, hace ya dos décadas. En la actualidad, estamos transitando la segunda convergencia. En un horizonte cercano, algunos autores como Raymon Kurzweil hablan del punto de singularidad, que nosotros preferimos llamar tercera convergencia, que se dará cuando la tecnología atraviese o se fusione con la biología”.
“IoT tiene un impacto sin precedentes en los negocios, tanto en la transformación de los modelos actuales como en la creación de nuevos esquemas en todas las industrias. Las posibilidades son infinitas. En retail, las compañías podrán brindar una experiencia de usuario única y personalizada, en salud será posible brindar diagnósticos más certeros y rápidos. La industria automotriz se verá revolucionada con los autos conectados y los servicios que brindan, ya sea encontrar la estación de servicio u otras tiendas más cercanas, realizar pagos desde el auto, entre otros”, predice Málaga.

DESAFÍOS

“Los actuales modelos de distribución fragmentados implican SIM separados por país, lo que eleva los costos y frena la inversión y despliegue del IoT (por ejemplo, una compañía de automóviles no sabe el destino final de cada auto en el momento de fabricarse). Hasta no resolver este tipo de problemas, el despliegue del IoT será mucho más complicado”, advierten desde Prince Consulting.

Jorge Crom, por su parte, se pregunta: “¿Estaremos en condiciones de convertir a nuestros productos en inteligentes y conectados? ¿Podremos competir con productos integrados a internet? ¿Estará el mercado dispuesto a pagar por los servicios que ahora rodearán a los productos? ¿Tendremos los talentos en calidad y cantidad para desarrollar las herramientas que pavimenten este nuevo escenario?”.

“El mundo de los negocios va hacia una economía digital hiperconectada, donde las fronteras entre las industrias se están diluyendo y generando nuevos modelos de negocios, impulsados por la nube, IoT y la movilidad. Aprovechar IoT permitirá alcanzar una ventaja competitiva radical y para eso es necesario tener la capacidad de medir y analizar los datos que generen dispositivos y sensores de cualquier tipo, ya sea un teléfono o una heladera, un auto, un hospital o toda una ciudad”, advierte Málaga.