Imprimir

Miércoles, 26 abril 2017

El internet de las cosas, Iot, muestra el nuevo horizonte para hacer más y mejores negocios

Por Colaborador(a) - Última actualización: 20 enero, 2015

MSc. Ronald Bolaños Maroto

DonronaldfacebookComo lo afirma PTC, una de las empresas de tecnología mas visionarias, nos encontramos en las etapas iniciales de una transformación fundamental, que será el cambio más importante en la industria desde la Revolución Industrial. Apple es la empresa que mejor representa las fuerzas determinantes de este cambio, que redefine el futuro de la ventaja competitiva, pues convierte a los productos en plataformas tecnológicas para la venta de servicios:

  1.  Digitalización: todos los productos y servicios están pasando del mundo analógico al digital, lo que permite crear una representación virtual precisa que puede utilizarse con facilidad en toda la cadena de suministro (ingeniería, planta de fabricación, servicio). Al digitalizar la información de los productos y el servicio, y utilizar Internet, los fabricantes pueden vender a una escala global con mayor facilidad.
  2.  Globalización: el iPhone y el iPad revolucionaron las telecomunicaciones al crear una interface amigable con el usuario, que facilitaba la venta de música, libros, videos y aplicaciones en todo el mundo, eliminando las divisiones económicas y geográficas y abriendo nuevos mercados. Al diseñar, crear, vender y ofrecer servicio en todo el mundo, los fabricantes afrontan una mayor regulación.
  3.  Regulación: aplicación de normativas gubernamentales, directivas de organizaciones no gubernamentales y normas sectoriales relativas a medio ambiente, salud, seguridad y comercio. Al buscar la diferenciación en los mercados globales, los fabricantes se ven abocados a la personalización.
  4. Personalización: adaptación eficaz de productos y servicios a las preferencias regionales y personales. La forma mas eficaz y eficiente de personalizar los productos es a través del software, un iPhone físicamente es igual en todo el mundo, pero puede configurarse fácilmente cambiando el idioma y la apariencia de la pantalla.
  5. Productos con Uso Intensivo de Software: sistemas integrados de hardware y software capaces de realizar interacciones sofisticadas de hombre a máquina, diagnóstico y captura de datos de servicio, y que proporcionan valor adicional mediante mejoras. Al integrar software y sensores, los fabricantes añaden conectividad a los productos.
  6. Conectividad: redes generalizadas de “cosas”, normalmente móviles, con sensores integrados y direccionables individualmente para permitir supervisión, control y comunicación sofisticados. Con el valor continuo que proporcionan los fabricantes mediante productos inteligentes y conectados,
han surgido nuevos modelos de negocio.
  7. Servitización: cambio fundamental del modelo de negocio en el que los productos evolucionan hacia “paquetes” integrados de servicios, capaces de ofrecer nuevo valor a la experiencia del cliente, en forma continua durante todo el ciclo de vida del producto.

Para entender el impacto que estas nuevas tecnologías tendrán en la sociedad del futuro,. el periódico el Mundo (España), cita un estudio sobre IoT elaborado por el Instituto VINT de Sogeti, donde indica que las ciudades inteligentes generarán $110,000 millones hasta el año 2020.

La rápida evolución de las ciudades inteligentes se debe a que en el 2050 el 75% de la población mundial vivirá en ciudades, donde se genera el 80% de la riqueza económica.

Según este estudio sobre IoT, para el 2022 en todo el mundo se generará un volumen de negocio de $751,000 millones:

  1. Construcción (edificios inteligentes) = $268,000 millones.
  2. Transporte (automóviles inteligentes) = $221,000 millones.
  3. Redes Eléctricas Inteligentes = $55,000 millones.
  4. Ciudades Inteligentes = $26,000 millones.
  5. Industria (automatización inteligente) = $21,000 millones.
  6. Otros sectores (productos inteligentes conectados) = $160,000 millones.

Existen leyes naturales que rigen la vida en la tierra y nuestra civilización es un ecosistema artificial que funciona como un organismo vivo. En el inicio, con el desarrollo de la agricultura y ganadería, creamos su sistema digestivo para alimentar a la humanidad. Después, durante la Revolución Industrial dotamos a la civilización de un corazón (la energía) y de un sistema circulatorio (los medios de transporte). Hoy, con la Revolución Digital estamos generando el sistema nervioso (Internet) y el cerebro (cómputo en la nube).

 

La Red Inteligente, o Internet de las Cosas, que se espera culmine para el 2030, dotará a este organismo vivo de sus sentidos. En otras palabras, los sistemas inteligentes recolectarán información de las máquinas, las personas y el entorno, para determinar la mejor respuesta en cada caso, imitando las funciones de un ser vivo, donde las personas serán las células y la tecnología el medio que las conecta.