Imprimir

Domingo, 20 mayo 2018

La Inteligencia artificial y su grado de avance en Costa Rica

Por Ana Madrigal - Última actualización: 12 diciembre, 2014

 

*¿Se podrá construir una máquina más inteligente que el hombre?

Por: Ana Madrigal

En busca de la inmortalidad la Inteligencia Natural + la Inteligencia Artificial darían como resultado un Cyborg. De ser posible transferirles la conciencia habría que extender los derechos humanos a las máquinas.

En busca de la inmortalidad la Inteligencia Natural + la Inteligencia Artificial darían como resultado un Cyborg. De ser posible transferirles la conciencia habría que extender los derechos humanos a las máquinas.

Para algunos, la máquina inteligente será el siguiente paso evolutivo, una vez que los humanos nos extingamos.  ¿Hasta dónde llegará el desarrollo de la Inteligencia Artificial? ¿Podrán las computadoras o los robots llegar a sentir miedo, enojo, celos, hambre? ¿Podrán en el futuro llegar a tomar control del mundo como lo plantea la ciencia ficción en novelas, películas y juegos electrónicos? ¿Llegarán a existir las guerras apocalípticas entre los hombres y las máquinas?

Todo hace pensar que el potencial de la ciencia y la tecnología en la producción de la inteligencia artificial es ilimitado y que podría contribuir para que el ser humano alcance niveles insospechados de bienestar y desarrollo. Pero su avance también se asocia con un riesgo potencial igualmente ilimitado. ¿Se podrá construir una máquina que sea más inteligente que el hombre en toda su plenitud? Y si es posible construirla, ¿será ético?

No había terminado el Siglo XX cuando el mundo observó con estupor como la computadora Deep Blue derrotó al campeón mundial de ajedrez Garry Kasparov. Años después, la computadora Watson, de la IBM venció a los dos máximos ganadores del certamen Jeopardy, uno de los programas de mayor audiencia en los Estados Unidos. Créalo o no, la computadora ganó un millón de dólares.

¿Qué es Inteligencia Artificial?

Santiago Núñez es Ingeniero en Computación, fue el director de Tecnologías Digitales del Ministerio de Ciencia y Tecnología, Micit, y actualmente se desempeña como director de Investigación y Desarrollo Tecnológico de esa institución. Para él la Inteligencia Artificial, (IA), es un área de estudio multidisciplinaria que involucra computación, electrónica, filosofía, ciencias cognoscitivas, sicología y psiquiatría. Asegura que el  objetivo de la IA es tratar de replicar modelos de inteligencia por medio de software y hardware.

Para el experto costarricense prevalecen dos tesis en torno a la Inteligencia Artificial, la fuerte y la débil. La débil sostiene que no podemos crear una entidad autoconsciente por restricciones físicas y matemáticas. Mientras que la fuerte por el contrario, dice que es inevitable que lleguemos a generar entidades que tengan inteligencia por sí mismas.

El término “Inteligencia Artificial”, lo acuñó en la Conferencia de Dartmouth en 1956, John Mccarthy quien  la describió como la “ciencia y la ingeniería de hacer inteligentes a las máquinas”.

Esclavos mecánicos, un viejo sueño

La guerra apocalíptica entre máquinas y humanos o más bien se darán la mano  para asegurar el futuro del planeta y de la especie.

La guerra apocalíptica entre máquinas y humanos o más bien se darán la mano para asegurar el futuro del planeta y de la especie.

Las ideas básicas de la inteligencia artificial han intrigado al hombre desde el año 800 AC, cuando  en el Canto 13 de La Ilíada, en la Fragua de Festos, se confirma que  Festos tiene autómatas que lo ayudan, porque el dios es cojo.

“Según el poeta Homero, los autómatas tienen el conocimiento y la inteligencia de los dioses”, asegura Jorge Vargas Calvo, Ingeniero en Computación de la Universidad de Costa Rica y con una maestría en Ciencias Cognoscitivas.

¿Es inevitable la guerra futura entre humanos y máquinas?

Películas como Odisea del Espacio 2001 de Stanley Kubrik,  Inteligencia Artificial, de Steven Spielberg, o Yo, robot de  Alex Proyas, son excelentes clásicos que impactan porque exponen con toda su fuerza el peligro que representa para la especie humana el avance de máquinas inteligentes.

Por su parte el astrofísico Stephen Hawking, considerado uno de los científicos más brillantes, aseguró recientemente que la la Inteligencia Artificial puede ser el peor error de la humanidad.

“Parece que nos somos los únicos en sentir un cierto reparo hacia la idea de construir una máquina inteligente capaz de pensar por sí misma”. El laureado físico no ha dudado en calificar a la Inteligencia Artificial, o I.A. como el peor error que podría cometer la humanidad, y probablemente el último.

Sin embargo, a pesar de los riesgos implícitos, el experto Santiago Núñez, ex director de Tecnologías Digitales del Micit, considera que el avance de la Inteligencia Artificial es inevitable y más aún necesario. “Yo diría que sería hasta ético porque al ritmo que se están consumiendo los recursos del planeta habrá que salir a buscar otros lugares en el espacio cruel y frio,  en donde la especie humana tiene severos problemas para vivir. Si queremos explorar el espacio profundo no lo podemos hacer porque nuestra biología lo impide, entonces los llamados a hacerlo son las máquinas inteligentes. No vamos a mandar a una persona que probablemente no regrese. No es sensato mandar un suicida”, asegura Núñez, director de Tecnologías Inteligentes del Micit.

Para Núñez, otro  nudo gordiano que se da en el campo de la salud y el entendimiento de la biología es el genoma humano, que aunque se logró secuenciar totalmente sólo se logra entender una fracción marginal. Una inteligencia humana o un conjunto de inteligencias humanas no va a ser capaz de decodificarlo completamente, por eso vamos a necesitar a “nuestros hijos de silicio”.

Por su parte Vargas Calvo, profesor e investigador en Computación del Instituto Tecnológico, sostiene  que la Inteligencia Artificial ya hoy supera a la inteligencia humana en algunos aspectos, como quedó demostrado cuando la computadora Deep Blue derrotó al campeón mundial de ajedrez Garry Kasparov.

“Después de una agotadora partida de 3 horas Deep Blue podía decir, ¿qué jugamos otra?, mientras que Kasparov ya había tirado la toalla. Deep Blue podía también en ese mismo momento entrar a resolver por días ecuaciones diferenciales sin sentir el más mínimo cansancio”, dice Vargas Calvo.

La Inteligencia Artificial en Costa Rica

Expertos piensan en la posibilidad futura de  transferir la conciencia al espacio virtual en una búsqueda desesperada por la inmortalidad

Expertos piensan en la posibilidad futura de transferir la conciencia al espacio virtual en una búsqueda desesperada por la inmortalidad

Para los expertos Núñez y Vargas, queda claro de que en Costa Rica la Inteligencia Artificial avanza más lento que en los países del primer mundo.

Según el master Vargas Calvo, eso se debe en parte a que en nuestro país el número de personas con doctorado en Inteligencia Artificial no llega siquiera a 15, muchas de ellas no pueden  dedicarse a tiempo completo a  investigar el tema. No obstante, aquí se ha logrado resultados muy positivos. Cita como ejemplo el éxito que ha tenido la empresa costarricense de software ArtinSoft aplicando técnicas arcaicas de traducción de lenguas naturales a la traducción de lenguas artificiales, lo que le genera grandes ahorros a las empresas.

También en el Instituto Tecnológico se trabaja en el desarrollo de “sistemas expertos” para identificar especies vegetales.

En Costa Rica no existe la carrera de IA. Pero a nivel de pregrado hay  un curso obligatorio de Inteligencia Artificial en la UCR y TEC, y ese curso es opcional en la Una. Como área de especialización no existe como posgrado, pero el programa de Maestría en Ciencias Cognoscitivas, de la Universidad de Costa Rica, sí tiene a la IA como un área de especialización.

Además contamos con expertos en IA del nivel de  Álvaro de la Osa, del Programa de Ciencias Cognoscitivas de la UCR, el Dr. José Castro, toda una autoridad en Algoritmos de Aprendizaje Mecánico.  Núñez fue enfático al afirmar que lo que nos hace falta  como país es integrar más IA a los proyectos. Un buen ejemplo es el programa E-Science del TEC donde tienen un proyecto para manejar razonamiento basado en casos para detectar fallas en los motores. En Costa Rica, explica Núñez,  hay 65 mil motores entre 5 y 14 caballos de fuerza; si el 10% de ellos tienen fallas mínimas que no los inhabilitan pero los hace consumir más energía, en un año consumirían toda la energía que produce Cachí. “Creo que las universidades y la industria deben tomar como una oportunidad el desarrollo de la Inteligencia Artificial” concluyó Núñez.

Actividades que ponían en peligro la vida humana hoy son realizadas por aparatos, criaturas o robots de inteligencia artificial en áreas como  la medicina, geología y aeronáutica.