Imprimir

Jueves, 19 octubre 2017

Exija la certificación

¿Le están metiendo “gato por liebre” en las Ferias Orgánicas?

Por Colaborador(a) - Última actualización: 20 enero, 2015

3 ag org

La satisfacción que se siente al  comprar productos orgánicos o  ecológicos  que ayudan a la salud de nuestra familia y del  ambiente se desvanece rápidamente en cuanto nos damos cuenta que se gastó mucha plata en muy poco.

Encima  aparece la  rabia al constatar que los productos no vienen en una bolsa con el sello que certifique que son orgánicos.

Repetimos como autómatas una y otra vez este  “acto de fe” que  afecta la economía familiar y nos hace sentir  víctimas de una tomadura de pelo o peor aún, de una estafa.

Para algunos expertos en el tema no hay excusa para no certificar la finca orgánica.

“La creencia de que la certificación es muy cara y que por eso los productores no certifican es un mito”, asegura Mayra López, técnica agrícola y experta en el tema de la producción, capacitación  y comercialización de la agricultura orgánica.

Subraya que tanta culpa tiene el Ministerio de Agricultura y Ganadería, MAG, que no cumple con las responsabilidades que le asigna la Ley al respecto,  como la tiene el propio consumidor que no le exige al productor la certificación que  debería estar colocada en el puesto de venta a la vista de los compradores.

¿Por qué no certifican?

Según López, existen diferentes modalidades para certificarse por eso no hay excusa para no hacerlo. La más recomendada es la grupal que abarata sensiblemente el costo del trámite. Por ejemplo, una asociación que aglutine a 20, 30 o más agricultores puede certificarse y cada productor únicamente tendría que pagar ¢54 mil por año. Si lo hace de manera individual le saldría más caro.

Para María Fernanda Reyes, gerente del Programa Nacional de Agricultura Orgánica del MAG, la Feria del Trueque que ofrece productos orgánicos todos los sábados en el Barrio San Cayetano es la única debidamente certificada.

“La institución se ha quedado corta para atender al sector que cada vez se vuelve más grande y complejo”. María Fernanda Reyes, gerente del Programa Nacional de Agricultura Orgánica del MAG

“La institución se ha quedado corta para atender al sector que cada vez se vuelve más grande y complejo”. María Fernanda Reyes, gerente del Programa Nacional de Agricultura Orgánica del MAG

Por otro lado, la Feria Verde que opera en Barrio Aranjuez todos los sábados anda por “la libre” ya que no se ve rotulación ni documentos que comprueben la legitimidad orgánica de los productos que venden.

También afecta la credibilidad del sector la cantidad de productores que aseguran que están en proceso de certificación, pero se quedan ahí eternamente en el limbo sin concretar nunca el trámite, como ocurre con la Feria de Aranjuez.

Lo primero que tiene que hacer un agricultor orgánico que quiera certificarse es inscribirse en el Ministerio de Agricultura y Ganadería, MAG. Desde esa institución se le brinda un seguimiento a su producción y de cumplir con todos los requisitos en unos  3 años puede tener su finca certificada.

López asegura que el plazo podría reducirse si se demuestra que la finca nunca fue sometida a químicos o que tiene más de 10 años de no producir con  tóxicos. Esto  se comprueba a través de análisis de laboratorios y cartas de los funcionarios de Extensión Agrícola del MAG.

“Para nosotros un producto orgánico es aquel que está cultivado de esta manera, sino además que está certificado”, aseguró.

Según la ley y el reglamento para que un producto pueda llamarse orgánico, biológico o ecológico, debe estar certificado ya sea por una agencia de tercera parte, o por el Estado por la certificación participativa.

La certificación hay que renovarla cada año y aunque la producción de una finca se realiza de manera biológica sino  estar certificada no se le  puede considerar ni vender como “orgánica”.

“En este campo hay que entrar con mucha convicción. Cuando una familia entra a  la producción orgánica basada únicamente en la expectativa económica, en el primer traspié, en el segundo o con mucho aguante en el tercero se regresan a la producción con químicos”, acotó López.

¿De quién es la culpa?

Según la Ley 8591 para la promoción y fomento de la actividad agropecuaria  orgánica y su reglamento,  es el  MAG el responsable directo de fiscalizar el etiquetado de los productos orgánicos; por ende le corresponde también la supervisión y vigilancia  necesaria que le permita comprobar que los productos que se venden como orgánicos de verdad lo sean y que por consiguiente cuenten con la etiqueta de certificación correspondiente. En criterio de López, hasta ahora esa ley ha sido letra muerta.

“Los integrantes de la Comisión Nacional de Agricultura Orgánica, ente creado por decreto en el MAG, nos comprometimos recientemente a presionar esa institución para que cumpla con sus responsabilidades  en este tema”, enfatizó López.

Al respecto subraya que en este problema  también el  consumidor tiene mucha culpa. “Yo como consumidora tengo el derecho de exigirle al productor que me enseñe la certificación. Pero además el productor, por ética,  debería tener expuesto al público una copia de la certificación.

Para María Fernanda Reyes, gerente del Programa Nacional de Agricultura Orgánica del MAG, la actividad ha venido creciente a un buen ritmo y la estructura de la institución se ha quedado corta para atender al sector que cada vez se vuelve más complejo.

Confirmó que en este momento el MAG no está haciendo su papel de inspección y que a pesar de que la Ley y su reglamento son muy completos  es poco lo que se ha avanzado.

La gerencia a su cargo, solo la integra ella. Sin embargo, dijo, ya el propio ministro, Luis Felipe Arauz, se comprometió a crear el departamento para el fomento de la actividad agropecuaria orgánica con lo que se esperaría mayor avance en el tema de la certificación de productos.

“El problema es serio y de no atenderse con mayor celeridad se podría salir del canasto ya que en estos momentos el fraude podría calcularse en un 50% de los productos que se venden como orgánicos”, reveló Reyes.

Según el Censo 2013, hay en el país 2. 100 agricultores debidamente  certificados y registrados con agencias y con Acreditación y Registro de agricultura orgánica, Arao.

agr orga 2¿Qué es agricultura orgánica?

Es aquella que no utiliza en su producción agrotóxicos o agrovenenos. Sin embargo, en  el movimiento orgánico nacional y más específicamente en asociación de productores y consumidores orgánicos lo asumen  como una filosofía de vida.

Es decir, además de la sustitución de paquetes químicos por orgánicos entran en juego otros elementos como la diversificación de fincas, el tratar de utilizar   en la producción todos los recursos de la propiedad, la recuperación de productos nacionales, y la promoción del uso de semillas criollas, entre otras.

El principio básico es la no utilización de agro tóxicos en su producción pero luego entran otros elementos como el paisaje, la diversificación, la protección al ambiente, a la salud del productor y del consumidor.

La agricultura orgánica arrancó en el país en los años 80 con fines de exportación. Originalmente se concentró en la producción de banano, plátano, café y  cítricos. Hace aproximadamente unos  16 años se enfocó en el  consumo nacional con una amplia oferta de  hortalizas, granos y  frutas provenientes  de fincas integrales diversificadas entre  5 a 20 cultivos. En ese mismo período se creó la primera feria orgánica llamada “El Trueque”, debidamente  certificada como comercializadora de productos orgánicos.

Hoy, según el Informe del Estado de La Nación, el país cuenta con un área de 11.191 hectáreas de producción orgánica que representa el 2,3 %  del área agrícola total. Al respecto López explicó que de ese  porcentaje menos del 1% es para consumo nacional.

Se trató de conocer la versión de los representantes de la Feria Verde de Aranjuez pero no contestaron ni llamadas ni correos.

  • http://www.feriaverde.org Feria Verde

    Estimado
    Colaborador(a) y Costa Rica 2050

    Gracias por compartir el artículo, realmente genera un sin sabor leer cosas de este
    tipo, especialmente cuando quien las escribe no ha tenido que involucrar un
    mínimo de esfuerzo personal para saber realmente lo que es trabajar el tema de
    mercados locales y agricultura orgánica.

    En la Feria Verde los oferentes que cuentan con certificación la tienen exhibida
    en su puesto, como es el caso de finca Orgánica Santa Cecilia, Finca don Pepe,
    Rinconcito Orgánico Irazú, MAOPAC, ACAPRO entre otros. Algunos oferentes por venir en grupo, como es el caso de APODAR o MAOPAC cuentan con sus debidas certificaciones, cualquier cliente puede sentirse en la libertad de solicitarla y los oferentes se las pueden mostrar sin ningún problema (además de ya estar expuestas en los puestos de ventas). Ya son pocos los oferentes que se encuentran en proceso de transición (requisito previo para certificarse), el proceso no es rápido ni fácil y peor aún es costoso, a esto le tenemos que sumar el poco apoyo del gobierno al sector, por el contrario hay constantes trabas que entorpecen el proceso, la
    mayoría del tiempo por las mismas autoridades gubernamentales.

    Como organización no tenemos nada de qué defendernos ya que tratamos de hacer lo mejor posible con los recursos que tenemos, buscando capacitar a los oferentes
    y a incentivarlos a obtener rápido las certificaciones, además nosotros mismos
    llevamos control y registro de su actividad productiva por medio de nuestro
    Sistema Interno de Control (SIC) el cual funciona como sistema de garantía para
    el consumidor, siguiendo el lineamiento de la ley e incluyendo otras áreas que
    esta no toca. El SIC lo logramos desarrollar con ayuda de profesionales en el área, muchos años de capacitación e inversión de tiempo, recurso humano y capital. Teniendo en nuestro equipo de trabajo dos personas técnicas graduadas de la EARTH y son productores de alimentos orgánicos, una inspectora certificada por IOIA (ente que capacita y certifica a los inspectores en el mundo) y consumidores/as también capacitados.

    Ahora bien, ningún medio de comunicación que se respete, publica algo sin tener toda la información del caso, ya que es muy delicado hacer publicaciones cuando la
    información no es exacta o las fuentes son escasas, en este caso no se habló
    con ningún representante o administrador (a) de la Feria Verde de Aranjuez para
    saber nuestra forma de trabajar y los requisitos que como organización exigimos
    a las personas que venden en la Feria Verde.

    Si usted o cualquier otra persona del área de comunicación desea una entrevista
    con nosotros, con mucho gusto les podemos atender los días sábados a partir de
    las 7 am en el campo ferial, o bien vía correo electrónico como se les indicó. Puede buscar directamente a Faviana Scorza, Francisco Grau o Susana González para profundizar más en el tema en el campo ferial.

    Está demás decir que nuestro trabajo desde el principio ha sido apoyar al sector
    agrícola y productivo del país de una u otra manera creando plataformas que
    sirvan para la comercialización, reeducación y apoyo del mercado local. Somos una organización sin fines de lucro que cree en esto, que amamos y valoramos nuestros recursos naturales y el esfuerzo de muchas familias cuya única fuente de ingreso es su trabajo en el campo.

    Sin más que decir, les enviamos un cordial saludo,

    Asociación Amantes de lo Orgánico, fundadora y administradora de Feria Verde de Aranjuez.

    • Ana Madrigal

      Estimados señores Feria Verde.

      Parafraseando su misiva vale destacar que una organización que se precie de tal, sobre todo si depende de clientes, debería en principio tener habilitada una línea telefónica y un correo. Nos cansamos de llamar al número telefónico que aparece en las guías y nunca contestó nadie. Posteriormente, ustedes en un correo me informaron que el teléfono estaba descompuesto. Esto no es culpa del medio ni de nadie.
      Ese correo también lo contestaron hasta después que el artículo fue publicado. De nuevo, una organización que depende de proveedores y clientes debería estar más atenta a estos aspectos medulares para la credibilidad y transparencia.

      En cuanto a la justificación a la que ustedes echan mano, déjeme decirles que es lo más fuera de toda lógica que he visto. Ningún cliente o comprador tiene por qué ser un experto en mercados locales o agricultura orgánica para exigir calidad, buen precio y legitimidad del producto que compra.

      El artículo se basó en entrevistas a varios compradores, disconformes con la eterna excusa de la Feria Verde de que “están en proceso de certificación”. Además el artículo se basa también en la declaración de la directora de la Oficina de Agricultura Orgánica del MAG. Ella asegura que la Feria Verde siempre ha andado “por la libre” en el tema de la certificación.

      También nos informó que estudios de mercado demuestran que casi un 50% de los productos que se venden como orgánicos no lo son. Esto debería de activar las alertas y la acción de todas las instituciones encargadas de proteger a los consumidores.

      Ella y otros entrevistados que saldrán analizando el tema en siguientes ediciones, coinciden en que la feria orgánica de Barrio del Carmen de San Cayetano, si es una feria modelo.
      Además, el argumento de que ustedes mismos están fiscalizando la producción, es tan inconveniente como desconcertante para los consumidores que saben que nadie puede ser juez y parte del proceso.
      Por años hemos apoyado a la agricultura orgánica y sus aportes para la salud humana y la del ambiente, pero eso no significa que se deba permitir burlas ni engaños por productos por los que se pagan además precios altísimos.

    • Costa Rica 2050

      Estimados señores Feria Verde.
      Parafraseando su misiva vale destacar que una organización que se precie de tal, sobre todo si depende de clientes, debería en principio tener habilitada una línea telefónica y un correo. Nos cansamos de llamar al número telefónico que aparece en las guías y nunca contestó nadie. Posteriormente, ustedes en un correo me informaron que el teléfono estaba descompuesto. Esto no es culpa del medio ni de nadie.
      Ese correo también lo contestaron hasta después que el artículo fue publicado. De nuevo, una organización que depende de proveedores y clientes debería estar más atenta a estos aspectos medulares para la credibilidad y transparencia.
      En cuanto a la justificación a la que ustedes echan mano, déjeme decirles que es lo más fuera de toda lógica que he visto. Ningún cliente o comprador tiene por qué ser un experto en mercados locales o agricultura orgánica para exigir calidad, buen precio y legitimidad del producto que compra.
      El artículo se basó en entrevistas a varios compradores, disconformes con la eterna excusa de la Feria Verde de que “están en proceso de certificación”. Además el artículo se basa también en la declaración de la directora de la Oficina de Agricultura Orgánica del MAG. Ella asegura que la Feria Verde siempre ha andado “por la libre” en el tema de la certificación.
      También nos informó que estudios de mercado demuestran que casi un 50% de los productos que se venden como orgánicos no lo son. Esto debería de activar las alertas y la acción de todas las instituciones encargadas de proteger a los consumidores.
      Ella y otros entrevistados que saldrán analizando el tema en siguientes ediciones, coinciden en que la feria orgánica de Barrio del Carmen de San Cayetano, si es una feria modelo.
      Además, el argumento de que ustedes mismos están fiscalizando la producción, es tan inconveniente como desconcertante para los consumidores que saben que nadie puede ser juez y parte del proceso.
      Por años hemos apoyado a la agricultura orgánica y sus aportes para la salud humana y la del ambiente, pero eso no significa que se deba permitir burlas ni engaños por productos por los que se pagan además precios altísimos.

  • gegodu

    Eso es cierto que es gato x liebre porque en la finca santa cecilia usan agroquimicos si no consulten en agroservicios el surco donde compran abono de abopac y otros insumos quimicos entonces donde esta el mag porque eso es estafa

    • Hannia Villalobos Martinez

      Estimado señor(a): Buenas noches. Nuestra familia es productora orgánica desde hace más de 15 años. Tanto mi esposo como yo hicimos nuestros trabajos finales de graduación en el campo orgánico. En lo personal, me preocupa su inquietud. Como miembro de la Comisión Nacional de AGricultura Orgánica, sé que tiene algo de razón en sus comentarios; y también me gustaría hacer mi aporte para limpiar el buen nombre de personas quienes como nuestra familia, promulga y vive valores en torno a este tipo de producción. También quisiera comentarle que si usted, como consumidor, tiene inquietudes o dudas sobre el manejo de la producción en fincas orgánicas, puede dirigirse perfectamente a la Agencia Certificadora de esa finca, o bien al Departamento de Acreditación y Registro del MAG, donde le podrán indicar el procedimiento a seguir, para establecer la debida denuncia. Le invito a visitar nuestro puesto, tanto en la Feria Orgánica el Trueque, como Feria Verde de Aranjuez, así como también a visitar nuestra finca, en los días que hemos designado para tal fin. Gracias por compartir su inquietud.

  • gegodu

    Nota la finca organica santa cecilia es la que menciono feria verde es la que yo comente. osea quen puede confiar en feria verde

  • Organicos Doña Maria

    Aqui encuentra copia de nuestra certificacion, nosotros vendemos en la feria del Mercado Contemporaneo en Escazu y a diferentes hoteles del pais.