Imprimir

Jueves, 19 octubre 2017

TSE admitió el proyecto

Ticos podrían decidir en referéndum si nos convertimos en país petrolero.

Por Colaborador(a) - Última actualización: 12 diciembre, 2014

 

foto1

Una iniciativa para someter a consulta popular la  búsqueda y explotación  de petróleo y gas natural toma fuerza, luego de que el Tribunal Supremo de Elecciones admitiera recientemente el Proyecto de Ley para el Aprovechamiento de los Recursos Energéticos Nacionales y la Reducción de la Huella Ecológica de Costa Rica.

El proyecto fue concebido y redactado por el ingeniero químico Carlos Roldán, quien es además el fundador y coordinador del Programa de Energías Limpias del Instituto Tecnológico de Costa Rica.

Roldán, insiste en que todo país tiene el derecho y la obligación de saber con cuáles y cuántos recursos cuenta. Fustiga a los políticos que por miedo al debate sigan “pateando la bola para adelante” en torno a un tema que podría constituir una solución para el país.

Fue enfático al declarar que el temor que existe sobre el impacto que la extracción petrolera pueda causarle al  ambiente se desvanecería si se le explicara al país los argumentos científicos y técnicos que se han engavetado por años.

Además explicó que de los 13 países con mayor desempeño ambiental en el mundo, 11 son  productores de petróleo.

Por otro lado, advirtió que conviene con urgencia saber con cuánto petróleo y gas natural contamos, ya que seguiremos dependiendo del hidrocarburo  por muchos años, al punto que  agencias mundiales de energía sostienen que para el año 2040 el consumo de petróleo será un 30% mayor que el presentado en el 2010.

Recuerda que en los años 80”s se afirmaba que quedaba  petróleo solo para 30 años, pasaron 34 años y ahora se dice que habrá para 53 años más. Sin embargo, cada día aparecen más yacimientos, como el que encontraron el año pasado en Australia con más crudo que lo que tiene Irak.

En ese contexto destacó que  no tiene sentido perpetuar nuestra dependencia energética ni seguir pagando por años una factura petrolera que asfixia la economía nacional, si contamos con el recurso en nuestro subsuelo y lo puede extraer y procesar una empresa nacional usando todas las tecnologías de punta que garantizan seguridad y la más esmerada protección al ambiente.

Riesgos

Roldán asegura que el riesgo por derrames en la búsqueda de petróleo se ha reducido significativamente, al punto que de 1 millón de pozos en el mundo, solo se han presentado 10 derrames en los últimos 20 años. Muchos de ellos no se dan en el pozo sino durante el transporte, cosa que podría ocurrir  en cualquier momento cuando trasiegan el combustible hacia nuestro país.

Antes había que hacer 40 pozos para encontrar uno con petróleo, ahora con las nuevas tecnologías en cada 100 perforaciones, encuentran petróleo en 75.

Investigaciones realizadas durante las últimas 3 décadas, confirman no solo que el país tiene petróleo sino que además es de muy buena calidad.

Beneficios

“Sé que una vez que los costarricenses tengan acceso a la información técnica y científica ese referéndum se va a ganar por una gran mayoría”, manifestó Roldán.

La gente percibe como con el paso de los años el costo de la electricidad sube, el del combustible también, aumenta el desempleo  y tenemos serios problemas de competitividad. Toda una espiral de congojas  mientras  que el país tiene recursos estratégicos que no explota y que podrían ser su oportunidad de desarrollo acelerado y bienestar general.

Roldán apuesta por resultados muy favorables en el referéndum convencido de que los costarricenses son más nacionalistas que ambientalistas y que apoyará el  proyecto cuando sepan que será  Recope la encargada de las operaciones,  descartando, de partida, a cualquier empresa extranjera.

Además confía en que al momento en que  los ciudadanos conozcan de manera pormenorizada todos los beneficios  que se derivarán de la iniciativa, tanto para el ambiente como para sus  bolsillos, el triunfo será arrasador.

Entre otros,  el ahorro en la factura petrolera por más de US$ 1500 millones al año. Cifra suficiente para construir en tan solo un año la carretera a Limón, la carretera a San Ramón y el tren eléctrico.

El proyecto también procura una declaratoria  de interés nacional y de alta prioridad a la actividad de exportación de electricidad, por parte del ICE, lo que permitiría  una rebaja inmediata de  todas las tarifas eléctricas nacionales en más de un 20% y de un 40% en un mediano plazo.

Según Roldán el proyecto generaría 50 mil empleos directos.

Fondo para reducir la huella ecológica

Otro de los grandes objetivos de la  ley es la creación de un Fondo para reducir la huella ecológica del país a través de un uso más eficiente de la energía.

Sería financiado con dos terceras partes del ahorro de la factura petrolera y permitiría reactivar el sistema productivo a través de nueva infraestructura, como carreteras y puentes, carriles exclusivos, la construcción de trenes eléctricos; y  dotando a las universidades públicas de recursos para la investigación y desarrollo en la protección ambiental.

El Fondo también sería para reforestar y recuperar la cobertura boscosa, instalar sistemas de tratamiento de aguas residuales, construir plantas para la reutilización, tratamiento y disposición de desechos sólidos, construir sistemas de riego que reduzcan la presión del sector agrícola hacia el uso del suelo, ampliar la cobertura de los parques nacionales, producir biocombustibles, biomasa y cualquier otra fuente de energía renovable que reduzcan el consumo nacional de energías fósiles.

El TSE envió el proyecto al departamento de Servicios Técnicos de la Asamblea Legislativa, para su revisión.